La pechuga de pollo al horno con patatas es quizá de las recetas culinarias más deliciosas y fácil de preparar en casa, sin duda una delicia para degustar en situaciones de festejo, relajo y/o descanso, un plato oportuno para degustar en los momentos que necesitas más tiempo para divertirte en tanto que su preparación no requiere de mayor tiempo.

Esta receta más apropiada para un sábado o domingo en familia o con los amigos, no te la pierdas. A continuación su modo de preparación y cada uno de los ingredientes necesarios para que la receta te quede como dice el famoso dicho “para chuparse los dedos”

 Ingredientes para dos personas:

  • 1 pechuga de pollo
  • Agua fría
  • 1 cucharada de sal
  • De 3 a 4 cucharadas de especias, pondrás al gusto (pimentón, comino, cúrcuma, pimienta, ajo granulado, tomillo, romero, ras el hanout, cayena, mezcla de curry, etc.)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Un poco de vino blanco o en su defecto zumo de limón.

Modo de preparación.

Lava la pechuga de pollo asegurándote de retirar las partes de gras que pueda tener.

Seca muy bien la pechuga para pasar cortarla en rodajas no tan delgadas.

En un bol grande coloca agua con un poco de sal.

Añade las pechugas de tal forma que queden completamente cubiertas.

Lleva a la nevera por 30 minutos

Precalienta el horno a una temperatura de 190ºC.

Saca las pechugas de la nevera y enjuágalas con agua fría, dejando que se escurran muy bien.

En una bandeja para el horno, escurre un chorro de aceite de oliva, vino blanco o si lo prefieres sumo de limón.

Antes de colocar las pechugas al horno, masajeadlas con un poco de aceite de oliva y coloca sobre las mismas un poco de especias.

Hornear durante unos 20 minutos, dependiendo del tamaño, dándole la vuelta al pasar la mitad del tiempo mencionado.

Sirve y deléitate con su agradable sabor acompañándole con papas cocidas cortadas en rodajas.

Compartir

Dejar respuesta