En muchos lugares del mundo el conejo es una comida apetecida por su sabor sinigual y por los aportes nutricionales que su carne contiene; una carne tierna y de sabor particular que desde hace mucho tiempo viene tomándose a l mundo, no solo para preparar recetas básicas en las cocinas hogareñas, sino que además ha vendió haciendo parte de creaciones culinarias en la cúspide de la cocina, donde las gastronomía mundial se  muestra como un atractivo turístico a miles y miles de personas que direccionan sus pasos hacia el conocimiento de culturas y costumbres a lo largo y ancho del planeta.

La carne de conejo es una de las proteínas as importantes en el grupo de carnes, además es importante mencionar que se hace fundamental que la variedad de carnes en consumo sea amplia, ya que aunque todas constituyan componentes proteínicos, cada una en particular aporta nutrientes diferenciales que mucho bien hacen al organismo y ni que decir de los sabores que de las mismas se desprenden en diferente formas de cocción de las mismas, en medio de las mejores obras de arte reflejadas en preparaciones culinarias.

En base a lo anterior hoy planteamos una idea de una forma de preparación deliciosa de la carne de conejo, sin lugar a dudas una de las mejores si lo que necesitas es sorprender con tu comida.

Preparación concejillo al ajillo

Ingredientes:

  • Carne de conejo en las partes que más prefieras y en las cantidades que necesites
  • Ajo
  • Vino blanco
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Tomillo

Modo de preparación

 Toma el conejo y las parte de él que necesitas para tu preparación, se recomienda usar pequeñas partes para una mejor cocción.

Pela los ajos y pícalos de forma que sus trozos queden triturados finamente.

Toma una sartén lo suficientemente amplia y coloca sobre el mismo un chorro de aceite de oliva, calienta a fuego muy suave.

Añade la trituración de los ajos y salpimienta a tu gusto, la idea es aromatizar el aceite con el ajo, de ahí que no permitas que este se dore y tome color. Después de unos 3 o 4 minutos retira el ajo y colócalo sobre un plato.

En el mismo sartén y ahora si a u fuego un poco más alto empezaremos a freír la carne del conejo, asegúrate que el aceite este caliente pero no demasiado a fin de no quemes la carne.

Pasados unos 6 minutos da la vuelta a la carne pieza por pieza para lograr un cocinado perfecto

En el momento que observes que la carne este dorada añade el ajo que habías reservado dejando cocinar por unos cuantos segundos más a fuego lento hasta que dore dore.

Posteriormente aplica sobre la carne el vino blanco para hacer una deliciosa salsa con el aceite aromatizado y los ajos, espolvorea tomillo seco y deja cocinar por unos minutos más hasta que evapore el alcohol.

 

Dejar respuesta