Ingredientes:

  • 500 gr. de carne de ternera picada
  • 150 gr. de punta de jamón serrano picada con la carne
  • 125 gr. de champiñones frescos
  • 125 gr. de miga de pan (del día anterior)
  • 3 cucharada/s sopera/s de aceite
  • 1 cebolla/s mediana/s
  • 1 cucharada/s (de las de moka) colmada/s de hierbas aromáticas (o ramillete)
  • 1 loncha/s de jamón serrano de 150 gr.
  • 1 pata de ternera grande en trozos, chamuscada y lavada
  • 1 unidades de aleta de ternera pequeña
  • 1 vaso/s (de los de agua) de vino blanco
  • 1 vaso/s (de los de agua) no lleno/s de leche hirviendo
  • agua fría
  • pimienta negra molida
  • sal

Preparación:

Nota: Para 8 a 10 personas se utiliza una aleta de ternera de 750 gr. y media pata grande de ternera.

Se pone la miga de pan en remojo con la leche hirviendo, y mientras tanto se limpian y se lavan muy bien los champiñones; se secan con un trapo limpio y se pican bastante menudos.

En una ensaladera se pone la carne picada con el jamón; se le añade la miga de pan (si ésta se ve muy caldosa, se escurre un poco la leche, cogiendo el pan en la mano y estrujándolo ligeramente). Se añaden los champiñones. Se sala y se echa pimienta; con la mano o con una cuchara de madera se mezclan muy bien todos estos elementos. Se pone esta pasta encima de la aleta y se coloca el jamón serrano en tiras de 1/2 cm de ancho y todo lo largo de la loncha. Se enrolla la carne y se envuelve muy bien en un trapo muy fino o en una gasa grande. Se atan bien las puntas con una cuerda, y el centro de la abertura de la gasa con un palillo para que no se abra.

En una cacerola se pone el aceite a calentar; cuando está caliente, se añade la cebolla picada, se deja dorar (unos 6 minutos) y se agrega la pata de ternera en trozos; se dora un poco ésta y se añaden las hierbas aromáticas y el vino blanco. Se pone la aleta y se cubre con agua. Se echa un poco de sal y se pone a cocer tapando la cacerola. Cuando rompe el hervor, se deja cocer suavemente unas 3 horas. Se saca la carne y se escurre un poco. Aún envuelta, se deja en una mesa con algo de peso encima hasta que esté fría. Se puede guardar entonces en la nevera quitándole la gasa y envolviéndola con papel de aluminio.

Se deja hervir suavemente una hora más el caldo de cocer la carne, destapado. Se cuela y se pone en un plato hondo en la nevera para que cuaje en gelatina.

Al ir a servir, se trincha la carne y se adorna con hojas de lechuga y la gelatina picada todo alrededor.

Dejar respuesta