Esta ensalada es una de las favoritas en toda mesa, independientemente de la región o país. Su preparación es sencilla y es el plato de acompañamiento perfecto. Debido a su popularidad, han aparecido diferentes versiones, así por ejemplo, últimamente se han hecho populares las ensaladas Cesar con pescado, mariscos y pollo. Sin embargo nunca está demás voltear la mirada a la fuente original. Esta es la receta de la ensalada César clásica:

Ingredientes

  • Pan tostado en cubos o croutons (una taza y media)
  • Lechuga romana (2 unidades)
  • Queso parmesano rallado (media taza)

Aderezo

  • Huevo (dos yemas)
  • Ajo picado (un diente)
  • Jugo de limón (tres cucharas soperas)
  • Mostaza (dos cucharaditas)
  • Aceite de oliva (dos tazas)
  • Aceite de oliva (dos tazas)
  • Salsa inglesa (dos cucharaditas)
  • Azúcar, sal y pimienta negra (una cucharadita de cada una)
  • Mostaza (dos cucharaditas)

Preparación

Para comenzar, hay que calentar en el sartén una cucharada de aceite de oliva, una vez lo suficientemente caliente, se añade el pan hasta que éste quede tostado ligeramente, luego de esto es necesario dejarlo sobre papel absorbente para que elimine el exceso de aceite. Luego de limpiar bien la lechuga, la cortamos en trozos regulares.

descarga (1)

Para el aderezo, debemos colocar en una licuadora todos los ingredientes mencionados anteriormente, con excepción del aceite de oliva. Encendemos la licuadora a máxima velocidad durante dos minutos. Sin apagar la licuadora, añadimos el aceite de oliva de forma gradual. Es importante agregarlo lentamente, de lo contrario podrían cortarse las yemas de huevo, otorgándole a la mezcla una consistencia imperfecta.

Acto seguido, en un plato o fuente, colocamos la lechuga y solamente la mitad del aderezo, agregamos encima el queso parmesano rallado y mezclamos. Después de esto, se agrega un poco más de queso parmesano y los panes tostados. Finalmente añadiremos la otra mitad del aderezo. El secreto de esta ensalada esta en servirla ni bien preparada, pues si se espera demasiado, el pan adquirida una consistencia húmeda y blanda.

Dejar respuesta