Ingredientes:

  • 750 gr. de judías verdes o el doble de guisantes
  • 500 gr. de tomates bien maduros
  • 400 gr. de arroz que no sea de Calasparra
  • 3 huevo/s
  • 1 cucharada/s (de las de café) de perejil muy picado
  • 1 huevo/s duro muy picado/s
  • aceite
  • sal
  • unas hojas blancas de lechuga
  • vinagre

Preparación:

Se hace el arroz blanco como se indica en la receta Arroz blanco, 1a. fórmula. Una vez que se ha refrescado al chorro, está ya listo para ponerlo en un molde en forma de corona. Sólo hay que rociarlo de sal fina en el mismo colador y hacerlo saltar en él para que se sale por igual, pero no hay que rehogarlo, puesto que se come frío.

Se lavan, pelan de hilos y cortan en trocitos pequeños las judías verdes y se ponen a cocer en agua abundante hirviendo y con sal (se cuecen destapadas). Cuando vuelve a romper el hervor se dejan de 20 a 30 minutos, según la clase de judías. Se puede añadir al agua de cocerlas un pellizco de bicarbonato para que resulten más verdes.

Si son guisantes frescos, se cuecen, una vez desgranados, en agua abundante hirviendo y con sal. Cuando están tiernos (depende de la clase) se escurren bien y se dejan enfriar. Lavar y cortar los tomates en rodajas.

En una fuente se pone el arroz moldeado en corona con un molde que se retira. Se coloca en el centro del mismo la verdura (guisantes o judías verdes), y alrededor de las hojas de lechuga con los tomates cortados en rodajas, alternando. Se adorna con el huevo duro cortado en gajos finos y se sirve con la vinagreta aparte (receta Salsa vinagreta).

Se puede meter la fuente un rato en la nevera, en verano, pero no más de 1 hora.

 

Dejar respuesta